Cuba participa en proyecto de colaboración internacional auspiciado por el OIEA sobre contaminación ambiental en ríos, lagos, embalses y lagunas con riego de cianobacterias

Investigadores del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC) participaron del 28 al 30 de marzo, junto a expertos de 16 países en la reunión de coordinación que dio inicio a un nuevo proyecto sobre contaminación ambiental en ríos, lagos embalses y lagunas en América Latinoamérica y el Caribe (ALC), auspiciado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).
El proyecto en cuestión denominado “Evaluación de la contaminación ambiental orgánica e inorgánica en ríos, lagos embalses, y lagunas de Latinoamérica y el Caribe, y su impacto sobre el riesgo de proliferación de cianobacterias productoras de cianotoxinas que afectan la salud humana (RLA7026)”, tendrá una duración de 4 años.
La reunión tuvo como principales propósitos la presentación oficial del proyecto, abordar la estrategia de implementación, incluido el plan de trabajo y las actividades de comunicación.
RLA 7026 “tiene como objetivo fortalecer la gobernanza y la gestión sostenible de ríos, lagos y embalses en ALC mediante la mejora de las capacidades regionales de equipos multidisciplinarios de profesionales, junto con el apoyo de instituciones ambientales gubernamentales en cada país”, expresó Aimeé Valle Pombrol, contraparte técnica por Cuba.
“Uno de los principales problemas de calidad del agua en el mundo está asociado con el aumento progresivo de la contaminación y eutrofización de los medios acuáticos. En la región, 25 millones de personas carecen de servicios de agua potable y 89 millones no tienen acceso a saneamiento Junto a las malas prácticas de gestión ambiental, este fenómeno está produciendo una disminución de la calidad de los recursos hídricos y un aumento de la eutrofización”, reza en el documento que da marco al proyecto regional.
“La contaminación y eutrofización de los cuerpos de agua están asociadas a la alta concentración de nutrientes, como nitrógeno y fósforo provenientes de la actividad agrícola y de los efluentes cloacales, así como al aumento de materia orgánica disuelta y particulada en los cuerpos de agua”, expresa también en el texto.
“En este contexto conocer las fuentes de origen de estos compuestos es de fundamental importancia para orientar la gestión de los ecosistemas acuáticos, y así garantizar la protección de los bienes y servicios dirigido a las personas”, dijo la también Investigadora Agregado del CEAC.
Sin dudas las acciones del proyecto deberán generarán resultados de evaluación del impacto de contaminantes antropogénicos y naturales con la ayuda de técnicas nucleares, así como contribuir al cumplimiento de Cuba del indicador 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ―Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.
El proyecto beneficiará a los tomadores de decisiones en las áreas de gestión del agua y salud pública, a la población que consume o utiliza agua de ríos y embalses en la región, productores locales; instituciones de procesamiento de productos acuícolas; autoridades de supervisión de la calidad de los alimentos; autoridades de salud pública, entre otros.
Participan en el mismo Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Belize, República Dominicana, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Venezuela y Cuba.

Ir al contenido